Asi Fue Como El Latin Trap Se Apodero Del 2017

Asi Fue Como El Latin Trap Se Apodero Del 2017 AS   FUE COMO EL LATIN TRAP SE APODER   DEL 2017
La movida urbana latina es mucho más que despacito: es calle y veneno; bling y balas; youtube y ambición. 2017 fue el año en que el trap sonó en español más que nunca.

Para nadie es un secreto que durante los últimos 12 meses, el género urbano latino parecía estar en todos lados: más allá del avasallante éxito de Despacito, las carteleras norteamericanas y globales nos dieron la impresión de que más que nunca, la gente quería moverse al ritmo de la música que venía desde nuestro continente y desde España. De hecho, nunca importó si eras fanático o no de estos beats, pues fue casi imposible escapar de ellos: Maluma, J. Balvin, Nicky Jam, Residente y Kase.O retumbaron en nuestros radares durante 12 meses.

Sin embargo, los artistas que tal vez tuvieron una mayor receptividad desde el mismo corazón indie y DIY del hip hop fueron los que se encargaron de traernos su propia versión del ritmo callejero nacido en las calles de Atlanta en donde la violencia y la venta de drogas se convierten en una espesa melodía delincuente y moderna llamada trap. Lo novedoso era mezclar la música electrónica con ritmos de hip hop, creando una atmósfera sónica atractiva para los más jóvenes

Y no, el trap latino no es nada nuevo: sus inicios se remontan al año 2005 o 2006, cuando artistas como De La Ghetto y Arcangel comenzaron a infusionar sus canciones de esas pequeñas pistas sónicas que venían de los Estados Unidos, dándole identidad latina en temas como El Pistolón, que se volvió todo un fenómeno en el under 10 años atrás

En ese entonces el tema de Arcangel, De La Ghetto, Yaga & Mackie y Jowell & Randy fue para un público que apenas comenzaba a identificarse con este nuevo ritmo (muchas veces confundido con el reggaetón aunque no, no es lo mismo), y podríamos decir que hasta la popularización del trap con artistas como Gucci Mane, Migos, Future, Nicki Minaj, Travis Scott, Young Thug, Young M.A y hasta Rihanna, quizás muchos no pensaron que la masificación del género podría ser posible.

Todo eso cambió en el 2017. Desde el año pasado YouTube se ha convertido en el campo de cultivo de algunos de los artistas más destacados del trap latino y español, casi siempre comenzando como un experimento hecho en casa con algunos beats sintetizados de fodo que de la oche a la mañana se hacen virales. Esta es la historia de la chilena Tomasa Del Real, de la argentina Nathy Peluso o de los españoles Pimp Flaco y Kinder Malo, quienes han terminado en escenarios de festivales como el Sónar, o en el número uno de las carteleras con contratos multimillonarios como C. Tangana.

El trap latino tomó tanta fuerza en los últimos meses, que ya no es extraño escuchar a sus máximos representantes de hoy en día como Ozuna, De La Ghetto, Bad Bunny, Farruko, Bad Gyal y Messiah llenar conciertos con canciones plenas de influencias musicales que pueden ir desde el house, el dancehall jamaicano y el dubstep, que le vienen muy bien a los beats más latinos. Se nos ha metido bajo la piel poco a poco, y hasta los trap stars norteamericanos quieren un poco de eso.

Lo mejor de dos mundos
Las colaboraciones en el mundo del hip hop son usuales: no es extraño ver a cinco o seis artistas cantando juntos en un tema, dejando caer sus versos venenosos para garantizar que los públicos de todos se aventuren a escuchar un sencillo que logre millones de visitas en pocos días en YouTube. Desde Puerto Rico, Messiah comenzó esa mezcla de estilos latino y norteamericanos para comenzar a hacer el camino de lo que ya estamos escuchando, y que seguiremos disfrutando el próximo año.

Poco a poco, ese underground de trap ha ido evolucionando como género, y estamos seguros de que aún nos queda mucho por descubrir. Mientras tanto, artistas como Anuel AA, con letras crudas de la calle siguen comandando en ausencia desde prisión; Bad Bunny continúa haciendo giras con conciertos a veces un poco dramáticos; y Ozuna va produciendo, creando y colaborando desde Puerto Rico con estrellas como la mismísima Cardi B, que hasta ya está cantando en español en una colaboración llamada La Modelo hecha de fuego.

MÚSICA. PERSPECTIVAS.
ASÍ FUE COMO EL LATIN TRAP SE APODERÓ DEL 2017
La movida urbana latina es mucho más que despacito: es calle y veneno; bling y balas; youtube y ambición. 2017 fue el año en que el trap sonó en español más que nunca.

C. Tangana / Bad Gyal / Ozuna / Bad Bunny. Fotografía: IndieSpot / Adriana Roslin / Billboard / Press C. TANGANA / BAD GYAL / OZUNA / BAD BUNNY. FOTOGRAFÍA: INDIESPOT / ADRIANA ROSLIN / BILLBOARD / PRESS
TEXTO MOR.BO — 27. 12. 2017

Para nadie es un secreto que durante los últimos 12 meses, el género urbano latino parecía estar en todos lados: más allá del avasallante éxito de Despacito, las carteleras norteamericanas y globales nos dieron la impresión de que más que nunca, la gente quería moverse al ritmo de la música que venía desde nuestro continente y desde España. De hecho, nunca importó si eras fanático o no de estos beats, pues fue casi imposible escapar de ellos: Maluma, J. Balvin, Nicky Jam, Residente y Kase.O retumbaron en nuestros radares durante 12 meses.

Sin embargo, los artistas que tal vez tuvieron una mayor receptividad desde el mismo corazón indie y DIY del hip hop fueron los que se encargaron de traernos su propia versión del ritmo callejero nacido en las calles de Atlanta en donde la violencia y la venta de drogas se convierten en una espesa melodía delincuente y moderna llamada trap. Lo novedoso era mezclar la música electrónica con ritmos de hip hop, creando una atmósfera sónica atractiva para los más jóvenes

Y no, el trap latino no es nada nuevo: sus inicios se remontan al año 2005 o 2006, cuando artistas como De La Ghetto y Arcangel comenzaron a infusionar sus canciones de esas pequeñas pistas sónicas que venían de los Estados Unidos, dándole identidad latina en temas como El Pistolón, que se volvió todo un fenómeno en el under 10 años atrás:

De YouTube al número uno de las carteleras
En ese entonces el tema de Arcangel, De La Ghetto, Yaga & Mackie y Jowell & Randy fue para un público que apenas comenzaba a identificarse con este nuevo ritmo (muchas veces confundido con el reggaetón aunque no, no es lo mismo), y podríamos decir que hasta la popularización del trap con artistas como Gucci Mane, Migos, Future, Nicki Minaj, Travis Scott, Young Thug, Young M.A y hasta Rihanna, quizás muchos no pensaron que la masificación del género podría ser posible.

Todo eso cambió en el 2017. Desde el año pasado YouTube se ha convertido en el campo de cultivo de algunos de los artistas más destacados del trap latino y español, casi siempre comenzando como un experimento hecho en casa con algunos beats sintetizados de fodo que de la oche a la mañana se hacen virales. Esta es la historia de la chilena Tomasa Del Real, de la argentina Nathy Peluso o de los españoles Pimp Flaco y Kinder Malo, quienes han terminado en escenarios de festivales como el Sónar, o en el número uno de las carteleras con contratos multimillonarios como C. Tangana.

El trap latino tomó tanta fuerza en los últimos meses, que ya no es extraño escuchar a sus máximos representantes de hoy en día como Ozuna, De La Ghetto, Bad Bunny, Farruko, Bad Gyal y Messiah llenar conciertos con canciones plenas de influencias musicales que pueden ir desde el house, el dancehall jamaicano y el dubstep, que le vienen muy bien a los beats más latinos. Se nos ha metido bajo la piel poco a poco, y hasta los trap stars norteamericanos quieren un poco de eso.

Lo mejor de dos mundos
Las colaboraciones en el mundo del hip hop son usuales: no es extraño ver a cinco o seis artistas cantando juntos en un tema, dejando caer sus versos venenosos para garantizar que los públicos de todos se aventuren a escuchar un sencillo que logre millones de visitas en pocos días en YouTube. Desde Puerto Rico, Messiah comenzó esa mezcla de estilos latino y norteamericanos para comenzar a hacer el camino de lo que ya estamos escuchando, y que seguiremos disfrutando el próximo año.

Poco a poco, ese underground de trap ha ido evolucionando como género, y estamos seguros de que aún nos queda mucho por descubrir. Mientras tanto, artistas como Anuel AA, con letras crudas de la calle siguen comandando en ausencia desde prisión; Bad Bunny continúa haciendo giras con conciertos a veces un poco dramáticos; y Ozuna va produciendo, creando y colaborando desde Puerto Rico con estrellas como la mismísima Cardi B, que hasta ya está cantando en español en una colaboración llamada La Modelo hecha de fuego.

El latin trap es sin duda alguna, una de las bocanadas de aire más refrescantes y diferentes de las que hemos disfrutado este año. Lo mejor de su popularidad u auge actual, es que tiene el poder y el potencial de ser llevado a un nivel mucho más elevado, en el que los artistas del trap norteamericano terminen invitando a sus colegas de nuestro continente a darle el picante que necesitan para llevar al género a su máxima expresión, y este boom logre ser algo más que lo logrado por Despacito.

Dejar comentario!

1