¿QUÉ PASA CUANDO NOS DORMIMOS BORRACHOS?

Imagina que despiertas en una cama o sofá en un lugar totalmente desconocido con ese sabor amargo en tu boca, un dolor de cabeza fenomenal y no recuerdas nada de la noche anterior; casi como una escena de “The Hangover”. ¿Alguna vez has experimentado esto o conoces a alguien que pueda contar una historia similar?

Resulta que la amnesia después de beber en exceso es algo que les sucede a menudo a muchas personas y puede llegar a ser muy peligroso, en muchos sentidos, ya sabes. Pero ¿tienes conocimiento de cómo y porqué suceden estos apagones en tu cerebro?

Entonces ¿qué sucede en el cerebro cuando bebes alcohol?
En primer lugar debes saber que no todos los apagones mentales son iguales. Hay dos tipos de apagones: “en bloque” y el “fragmentado”, según un estudio del Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo. Como sus nombres indican, los apagones fragmentados hacen que el bebedor no recuerde momentos en períodos cortos de tiempo, mientras que los apagones en bloque se refieren a periodos más extensos.

Las personas que sufren apagones fragmentados, a veces denominados “apagones” por lo general pueden recordar eventos olvidados. Son como los destellos de los acontecimientos de la noche anterior que se recuerdan cuando la resaca ya está pasando. ¿A quién no le ha pasado?

Te podrás dar cuenta entonces que los apagones en bloque no son tan afortunados, ya que en este caso, la amnesia es casi completa. En este último caso, la persona sólo se dará cuenta de lo que sucedió la noche anterior cuando los amigos le cuenten algo al respecto, o cuando suban a Facebook los videos y las fotos del ridículo que hiciste la noche anterior.

Sin embargo, los científicos dicen que ambos tipos de apagones son causados por la misma causa: un fenómeno neurofisiológico que ocurre debido a una interrupción química en el hipocampo del cerebro, que es una región clave para la formación de la memoria.

Por esta razón, el alcohol interfiere con los receptores del hipocampo en la transmisión del glutamato, un compuesto que transporta señales entre neuronas. Durante esta interferencia el alcohol evita que algunos receptores trabajen, mientras que otros quedan activos.

Este proceso sirve para que las neuronas creen esteroides que a continuación impiden que las neuronas se comuniquen entre sí adecuadamente, causando entonces un perjuicio a la llamada potenciación a largo plazo (potenciación a largo plazo – LTP), un proceso necesario para el aprendizaje y la memoria.

En términos más simples, el efecto es similar a la amnesia anterógrada, en la que el cerebro pierde temporalmente la capacidad de crear nuevos recuerdos. Y, por supuesto, esto puede causar graves consecuencias.

Las personas que sufren de los dichosos apagones totales tienden a tener un alto nivel de intoxicación, durante los cuales no mantienen un buen juicio, aumentando el riesgo de comportamientos peligrosos, como tener relaciones sexuales sin protección o conducir un coche. ¿Pueden evitarse los apagones?

Tal vez ya estás cansado de escuchar que antes de beber alcohol debes estar bien alimentado. El estómago vacío es una de las peores trampas para caer en el estado de amnesia. Así que estar con la panza llena ayudaría a disminuir estas desagradables posibilidades de olvido de la noche anterior. No comer hará que tus niveles de alcohol en la sangre se eleven más rápidamente, sin embargo comer no resuelve el problema del todo.

Beber menos y más lento también es importante. Además, consumir agua entre bebidas evitará que el cuerpo se deshidrate rápidamente y por lo tanto la resaca será más llevadera en la mañana del día siguiente de haber bebido en exceso.

La investigación muestra que el principal culpable de un apagón es beber alcohol rápido, además de bebidas con un porcentaje elevado de alcohol, ya que esto aumenta rápidamente el nivel de alcohol en la sangre, y por lo tanto su toxicidad en el organismo. Las mujeres pueden tener más dificultades para evitar los apagones, debido a que los niveles de alcohol en la sangre de ellas se da más rápido, aumentando así las posibilidades de sufrir amnesia al día siguiente cuando estén padeciendo la resaca. No sólo tienden a tener menos agua en sus cuerpos para dispersar el alcohol, sino que además tienen menos deshidrogenasa gástrica, una enzima que descompone el alcohol.

También parece haber una tendencia de las personas para tratar de revertir el estado de “pre-apagón” cuando empiezan a darse cuenta de que las cosas se están poniendo feas. En este punto, es mejor beber mucha agua o incluso conseguir algo azucarado. Sin embargo, la mejor manera pero de evitar estas situaciones es simplemente no beber.

You may also like ...