Reykon: “Era tan pobre que guardé el dinero de mi primer show, no lo quería gastar”

Reykon: "Era tan pobre que guardé el dinero de mi primer show, no lo quería gastar" reykon

No cualquiera puede cargar con un apodo como El Líder. Reykon, sí. Pero en diálogo con Teleshow, el artista colombiano demuestra su humildad en cada respuesta y el respeto por sus raíces, dos aspectos que lo llevaron a cosechar el éxito en la industria musical, en la cual, justamente, es líder.

Antes de su gira por Centroamérica y España, destinos a los cuales llegará su reggaetón, Reykon habla de su nuevo material, sus canciones y también sobre la paternidad. Y brinda un detalle muy especial respecto de su tour: cantará en su país natal, lo que no sucede desde hace tiempo.

—Desde hace un año, ya tenía listo lo que hoy estoy lanzando. Y con casi cinco millones de visitas en YouTube, una cosa loca. Porque es una canción que yo veía mostrando desde hace un año, precisamente mostraba el corito pero nadie se decidía a lanzar la canción dentro del grupo de trabajo, que no era el momento, pero la gente la pedía.

—Estamos hablando de “Déjame que te explico”, un tema que tiene una parte muy particular: “Ella dice que el reggaetón es medio vulgar”.

—Pero le gustó y se quedó. Y ahora es fanática del reggaetón.

—¿Pasa un poco eso? A quien en un principio no le agrada el reggaetón, ¿termina gustándole?

—Termina re enganchado. Por eso está el dicho: “Ten cuidado que lo que escupa no te vaya a caer…”. Esto es una prueba más de lo que el género urbano ha sido -siempre tan catalogado como malo, como sucio- al final del día es el que anima todas las fiestas, es el que te para a bailar, es el que te pone contento…

—Y que va creciendo cada vez más.

—Una cosa imparable. Están pasando tantas cosas no sólo con el reggaetón, sino con los muchachos del trap. Es increíble cómo las redes sociales están inundadas de lo que es el género urbano. Es una cosa buena lo que está sucediendo.

—Y con artistas que crecen a través de las redes sociales, sin una productora que esté atrás.

—Total. Como que las plataformas para ellos se vuelven herramientas de trabajo. También para nosotros, por lo que te estaba diciendo: yo venía mostrando un pedacito de la canción a través de mis redes sociales, y uno tiene que saber que hay millones de personas que están viendo eso, y que al final del día cuando la canción sale ya la conocen. Eso ayuda mucho.

—¿Y “El chisme”?

—Salió en septiembre, y pues la verdad que le gustó mucho a la gente, se sintió muy identificada. Una buena historia. Algo de lo que no se había hablado.

—Quizás no se refiere a tu vida, que sos una figura pública, sino que también el chisme pasa en la vida cotidiana de todas las personas.

—A todo el mundo. Es algo que le pasa a cualquier persona, en cualquier lugar. Entonces yo tenía mucha expectativa de que la canción funcionara debido a que podía conectar a mucha gente que le hubiera pasado lo mismo.

—¿Te han inventado muchas veces un “chisme”?

—Pasa. Y aún sigue pasando. Creo que para eso lo mejor es no poner cuidado. Uno está en boca de muchísima gente, todo es mirado, te cambias el color de pelo y es criticado. Son muchísimas cosas, pero hay que tomarlo de manera. Uno empieza a tener una coraza.

—¿Cómo te cambió la vida ser padre?

—Es el regalo más bonito que Dios me ha dado. Se convierte en un motor para la vida. Las personas que son padres saben de lo que estoy hablando, que es ahí cuando uno aprende a conocer lo que es un amor, lo que es dar la vida por alguien, trabajar por alguien. Por ejemplo, cuando voy a la tienda a comprar unos tenis, primero miro si hay unos para mi hija. Cambia todo. El concepto de la vida cambia.

—¿La ves seguido a tu hija?

—Sí. Viajo con ella, incluso ahora está conmigo. Trato de estar lo más que pueda. De todas maneras va a llegar una época en la que se va a convertir en adolescente, y no va a querer estar mucho con papá. Mientras, tanto aprovecharé.

—¿Qué fue lo más difícil de esta carrera? ¿Qué tuviste que sacrificar para estar donde estás hoy?

—No podemos hablar de eso en pasado: sigue sucediendo. Esto es muy duro en todo momento. En una carrera como esta tienes que acostumbrarte a tantas cosas: a la distancia de tu familia, a no estar con la gente que tú quieres, tus amigos, tu círculo social; acostumbrarte a las críticas, te pones en el ojo del huracán, y eso trae muchas cosas. La gente pensará que es fama, que es dinero, que es mujeres, y la realidad del asunto es que nada es así. La realidad del asunto es que cuando salimos de cantarle a diez mil personas, vamos a un hotel y estamos solos. ¿Cómo llenar ese vacío? Aquí viene estar muy conectado con Dios y pedirle mucho a Dios, que te de la sabiduría para afrontarlo. Este camino aún no termina, las cosas duras siguen pasando. Y bienvenidas, vamos a darle.

—Me imagino que tu mamá te acompaña desde el primer momento…

—Total. Me mantengo hablando por el celular cuando estoy lejos. Ella siempre me da su bendición, y siento que estoy como nuevo. Uno experimenta en esta carrera muchos momentos de soledad. Entonces la mamá siempre será ese pilar que lo va a fortalecer a uno, y le va a dar ese consejo en el momento indicado.

—Recién hablaste de fama, dinero y mujeres. ¿Recordás qué hiciste con el dinero que ganaste con tu primer show?

—Lo guardé. Yo era tan pobre que no me lo quería gastar. De pronto yo dije: “Esto va hacer lo único que vas a tener”. Y lo guardé.

—¿Las mujeres se acercan más con la fama?

—Sí, pero de todas maneras eso puede atraer un poco, no solo a Reykon, sino a todas las personas que están trabajando en una industria como la del entretenimiento. Pero hay que saber controlar todo eso. Como te dije: mucha sabiduría para que uno no se vuelva loco. Para los que nos gustan las mujeres, es una debilidad grande.

Fuente: infobae.com

Relaxionado:

1