Bad Bunny, un prodigio musical

Bad Bunny, un prodigio musical Bad Bunny un prodigio musical
Ese mismo álbum lo hizo escalar en la lista anual de Streaaming de Álbumes publicada por Promusicae (Productores de Música de España,) en el 2019, dejando atrás a nombres como Billie Eilish, Rosalía, J Balvin y Ozuna, por mencionar algunos.
Además la revista Rolling Stone lo nombró en el 2018 “The Four- Stream Man, líder de Latin Trap Explosión”, esto luego de lograr millones de reproducciones en las plataformas de música. Por ejemplo el año pasado, Spotify dio a conocer algunas estadísticas en donde mostró el crecimiento del sonido latino e incluyó a Bad Bunny entre los cinco cantantes más escuchados del año. Su canción Callaíta estuvo dentro de los primeros lugares de reproducción.
Cabe destacar que actualmente Bunny cosecha más de 26 millones de seguidores en Instagram y cada vez que aparece enciende las reacciones de los usuarios.

SU SELLO
Pero por qué actualmente Bad Bunny es considerado el fenómeno musical del momento. Una de las razones (según la industria musical) que explican este reconocimiento del público es la experiencia que éste brinda al público en sus conciertos. Las presentaciones en vivo son únicas porque cuentan con efectos especiales, artistas y grupos invitados, y una enorme escenografía con contenidos digitales que permiten que el público disfrute al máximo.
En el artículo El fenómeno sociocultural de Bad Bunny, el periodista puertorriqueño Jaime Torres Torres lo describe como un portavoz de una nueva filosofía de vida, que muchos, asevera aun no comprenden, desde la explosión del fenómeno en 2017 algunos lo han señalado como promotor de violencia, del sexo irresponsable y de las drogas, puntualiza.
“Pero al analizar sus letras rápido se comprende que sencillamente habla como la gente en la calle. Es una conversación transparente, natural, sin adornos ni insinuaciones porque va directo al grano, en la jerga de una generación en la que los mejores amigos se tratan de ‘cab….’ y ‘pu…’
La pluma de Torres continúa y señala que Bad Bunny ha sorprendido a la industria sin la extravagancia del ‘blinblineo’ deslumbrante de los reguetoneros; con un vestuario de estampados multicolores; con su registro grave y engolado; sin recursos vocales e interpretativos extraordinarios, pero con rapeos en rima cuyos textos estructura con la jerga y la influencia cultural de su generación.
“Bad Bunny es un fenómeno sociocultural que debemos seguir de cerca porque los niños, los preadolescentes, los jóvenes y jóvenes adultos de ambos sexos o géneros lo respaldan porque se reconocen y se sienten representados por él”, puntualizó el periodista en el portal Fundación Nacional para la Cultura Popular.
Apenas el pasado mes de marzo el puertorriqueño de 24 años lanzó el disco titulado “YHLQMDLG” (acrónimo de yo hago lo que me da la gana), mismo que de inmediato alcanzó lo más alto de las escuchas mundiales. Pero ahora, en medio de una pandemia, lanzó este domingo, sin previo aviso, el álbum Las que no iban a salir, que se convierte en el cuarto disco de estudio del artista puertorriqueño.
El cantante sorprendió a su seguidores en todo el mundo con el lanzamiento de un total de 10 canciones inéditas, entre las que hay colaboraciones con artistas como Don Omar, Nicky Jam, Jhay Cortez, Zion y Lennox, y Yandel, entre otros.
Las que no iban a salir llega al mercado a través de todas las plataformas digitales de música tras el histórico éxito de YHLQMDLG, el anterior trabajo del artista.El nuevo disco de Bad Bunny tiene una duración de 30 minutos e incluye el tema En casita junto a su novia, Gabriela.
Más de una cita y Bye me fui, son algunas de las otras canciones que componen este inesperado trabajo de Bad Bunny, el artista que acapara las listas de reproducción y pone a bailar a las almas que le apuestan s su innovadora propuesta musical.
Dejar comentario!